VITALES GASTON, SEBASTIANA (21/03/1902 – 19/11/2000)

SEBASTIANA VITALES GASTÓN (21/03/1902 – 19/11/2000)

El 21 de marzo de 1902 nace en casa Puyó, Ansó (Huesca) la anarquista y anarcosindicalista Sebastiana Vitales Gastón -el segundo apellido menudo citado como Gascón-, tenía dos hermanas, Felipa y Josefa

Con 18 años, el 9 de noviembre de 1920, emigró junto con dos vecinas, Bárbara Navarro y Ramona Navarro, desde el puerto de Le Havre (Alta Normandía, Francia) a bordo del vapor La Touraine, a Estados Unidos. Desembarcó en Nueva York y después se instaló en San Francisco (California). En esta ciudad conoció, en un baile de la Asociación Naturista Hispana, el anarquista de Fisterra, Francisco Ballón Pequeño, con quien se casó. Ambos frecuentaron la colonia libertaria «Francisco Ferrer» de Stelton (Nueva Jersey).

En 1933 la pareja regresó a la Península y, tras un tiempo en Ansó, se estableció en una casa en Rúa Orillamar, en el barrio de las Atochas, en A Coruña, donde el marido probó suerte en la construcción. En esa actividad, y por sus vivencias y experiencia en la emigración americana, quiso ayudar a reclamar derechos que eran negados a los trabajadores españoles y entró en el movimiento obrero y en la lucha social, en una actitud por otro lado muy de su tiempo, comprometiéndose firmemente en la actividad sindical. Ballón ejerció de secretario del Sindicato de Peones de la CNT y desempeñó una vocalía, ejerciendo además de secretario del exterior. De igual forma, se hizo socio del importante Centro de Estudios Sociales Germinal, para posteriormente cambiar de profesión y dedicarse, como un buen fisterrán que se precie, a una actividad relacionada con la pesca, pero siguiendo con su afiliación sindicalista, pasando a la sección de rederos del Sindicato de la Industria Pesquera, desempeñando la secretaría de la Federación Local de Grupos Anarquistas de A Coruña (FAI).

Por otra parte, en los últimos tiempos de la Segunda República tampoco Sebastiana quiso quedar inactiva. Con experiencia también sindical acumulada durante su etapa en la emigración, se integró en el grupo Vanguardia Femenina de la Federación Anarquista Ibérica (FAI) y fundó el grupo Mujeres libres, colaborando asimismo en varios números del semanario Solidaridad Obrera. De esta forma, y compartiendo objetivos sociales con su marido, Sebastiana se hizo muy conocida en A Coruña por su participación como oradora en numerosos actos públicos. Por ejemplo, participó en mítines obreros celebrados en Cabovilaño-Laracha, Vilagarcía, Viveiro, Elviña-Coruña, Sada, Irixoa, Betanzos, San Pedro de Nos, A Coruña… y a finales de 1935 participó en la gira propagandística gallega de Frederica Montseny quien dijo sobre ella que era una compañera buena, valiente, seria e abnegada

No obstante, poco más de unos meses después llegó uno de esos giros que lo cambian todo, desapareciendo las reglas de convivencia en España y tirando por tierra la esperanza de la mayoría de sus habitantes. Con la sublevación militar de julio de 1936 todo saltó por los aires y comenzó un nuevo tiempo y la locura represora, trocando la ilusión en miedo, en juicios sumarísimos y fusilamientos que destrozaron numerosas vidas y familias: Francisco Ballón Pequeño, por sus antecedentes sindicalistas, fue atrapado por la tragedia y detenido por los militares acusado de revolucionario y condenado a muerte en un consejo de guerra. Fue pasado por las armas en Punta Hermina el 14 de agosto, dejando dos pequeñas hijas huérfanas completamente desprotegidas, y a una esposa en medio de un mundo envenenado. En ese momento Sebastiana pone a disposición su casa de las personas perseguidas

 

* Vista aerea del barrio de las Atochas, Coruña

 

Luego vino lo que vino. Y, a partir de ahí, todo fue desgarro, odio, miseria y luto. Y tiempo después su mujer, Sebastiana Vitales, desamparada y con el dolor incrustado en su piel y arrastrada en una negrura de desesperación, ansiedad y miedo fue detenida también, acusada de da cobijo a los militantes anarcosindicalistas Juan Díaz Lobelos y Justo Galán Barbero entre otros, perseguidos por la Guardia Civil y los falangistas, terminando por pasar una temporada encerrada en la prisión provincial y en una situación que consideró límite, quedando las dos hijas de la pareja desprotegidas.

Lamentablemente, la victoria militar de los franquistas no trajo a España ni paz ni perdón y sí los llamados años oscuros en los que Sebastiana estuvo siempre bajo sospecha. Como todos los tildados de rojos. Y, después de varios años hostilizada y frenando a duras penas su justa indignación, pudo sobrevivir en medio de la miseria trabajando en penosas actividades poco rentables para poder mantener a sus dos hijas, como haciendo estraperlo de pan blanco desde Sada en A Coruña y luego vendiendo fruta en las minas de wolframio de Augalada a Coristanco (A Coruña, Galicia), para lo cual tenía que caminar 14 kilómetros con su hija Luz a cuestas. Siempre perseguida y con miedo en un mundo inmisericorde al que tampoco quería acomodarse, viviendo un permanente viacrucis en un exilio interior que era lo único que había en España.

Una mujer que no se arredraba, pero sufriendo una permanente sensación de destierro. Y, cuando vio que su voluntad flaqueaba, que ya no quedaba una sola gota de esperanza a la que asirse, pudo escapar del yugo franquista logrando exiliarse en 1954 con sus hijas en Venezuela, unas hijas que también sufrieron en carne viva el dolor, la miseria y la desesperación de su madre. En el exilio, no abandonó su vida militante, donde mantuvo contactos con el profesor de origen gallego Ángel Rama, con el círculo anarquista de Tomás Germinal Gracia Ibars (Víctor García) y con el grupo editor de la revista anarquista Ruta. A principios de los años sesenta visitó Ansó.

En 1995 su nieto Frank la llevó de nuevo, ya muy mayor, a la Península. Sebastiana Vitales Gastón murió el 19 de noviembre de 2000 en el país del libertador Bolívar, 65 años después de la muerte violenta de su marido en Punta Herminia. Una de las muchas vidas que desaparecieron con la sublevación, posterior guerra civil y represión de los militares

**Texto recopilado de varias fuentes citadas mas abajo. (Barros – CNT-VIGO)

 

via:
https://www.lavozdegalicia.es/noticia/carballo/fisterra/2017/05/16/historia-cruel-hombres-fisterran-francisco-ballon/0003_201705C16C6992.htm#
https://pacosalud.blogspot.com/2020/03/sebastiana-vitales-gaston.html
https://www.refuxiosdamemoria.org/itinerario-das-casas-refuxio-de-mulleres-libertarias/
http://esmemoriaus.blogspot.com/2017/02/una-mujer-de-armas-tomar.html
Libros de interés:
-Vivas en Nós. Mulleres represalias polo franquismo na Coruña a raíz de 1936 – Carmen Blanco/Claudio Rodriguez (Cadernos Republicanos I)
-Casas Anarquistas de Mulleres Libertarias, A resistencia anarquista das mulleres desoís do levantamiento fascista de 1936 – Carmen Blanco – CNT (disponible para lectura y venta en CNT-VIGO)

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará