VILLAVERDE VELO, JOSÉ (12/07/1894 – 24/09/1936)

VILLAVERDE VELO, JOSÉ (12/07/1894 – 24/09/1936)
Nació el 12 de julio de 1894 en Santiago de Compostela, y asesinado el 24 de septiembre de 1936 en Arteixo. Tuvo dos hijas, Mar y Luz y Olga Villaverde Otero
Trabajó en sus primeros años como tallista de imágenes religiosas con artesanos locales, estando presente desde joven en el movimiento sindical. Con 15 años participó en la Federación Local de Sociedades Obreras de Santiago, y a los 18 años se trasladó a Vigo, donde fundó el periódico Solidaridad Obrera y dirigió el Sindicato del Transporte. En 1915 ya era presidente de la Sociedad de Carpinteros, de tradición anarquista, estrenándose como orador en Vilagarcía, durante una huelga de estibadores. En 1917 dirigió en Santiago la protesta obrera durante la huelga general, sustituyendo al perseguido José Pasín y con 21 presidió la Sociedad de Carpinteros y Ebanistas. Entre los años 1918 y 1930 vivió en Vigo, donde intimó con Ricardo Mella.
Convertido en carpintero de ribera, tuvo distintos cargos en la Unión General de Trabajadores (UGT). En 1920 asistió al Congreso de la UGT, propugnando la unión de esta con la CNT. En octubre de ese año, fue nombrado secretario de la Federación local de UGT.
Poco después, se vinculó, llegando a su dirección posteriormente, el semanario Solidaridad Obrera”, este era el órgano de la Confederación Regional de Galicia (Nació dicho semanario en 1930 y existió hasta 1936, si bien en 1934 cambió su nombre por el de “Solidaridad”). y en la consolidación del sindicato anarcosindicalista CNT en Vigo. En 1923 participó en la constitución de la Confederación Regional Galaica de la CNT y en la Federación Regional Marítima. Fue director del semanario El Despertar Marítimo (suspendido en 1927 por el gobierno) y fundador del ¡¡Despertad!!, en el cual ejerció labores de dirección, coincidiendo en el grupo libertario Solidaridad con Angel Pestaña y Juan Peiró, partidarios como él de un anarcosindicalismo moderado, lejos de las ideas más radicales de la Federacion Anarquista Ibérica (FAI)

José Villaverde y otros compañeros en Vigo con ‘El Despertar Marítimo’.
En 1930 escribió el epílogo de la obra Problemas del Sindicalismo y del Anarquismo”, del propio Peiró. También colaboró con los periódicos La Calle”, cnt, y Combate Sindicalista” (de Valencia). En esos años, trabajó por la presencia confederal en el mundo marinero y campesino, fuera de las fábricas urbanas, consiguiendo que los trabajadores del mar se pasen del sindicato socialista UGT al anarquista CNT.
Creó, junto con el patrón coruñés Manuel Montes, la Federación Nacional de la Industria Pesquera, y tras ser elegido director de Solidaridad Obrera” en su edición gallega, se trasladó a vivir a La Coruña. Allí fue elegido en 1931 Secretario general de la Confederación Regional Galaica (CRG) poco después de proclamarse la Segunda República. Durante su mandato el número de afiliados de la CRG pasó de 13.000 a 33.000 afiliados. Siempre confió en las alianzas obreras para construír una sociedad sin clases. Como dirigente de la CNT, fue condenado varias veces, y estuvo en prisión en Pontevedra por la huelga de los canteros. En A Coruña fue defendido por el abogado Iglesias Corral, que sería alcalde republicano en 1932. En 1931, accedió a la secretaría general de la Confederación Regional Galaica. No quiso, en tiempos de la Segunda República, intensificar la lucha sindical hasta amenazar la legalidad republicana , pues consideraba que la República era una ocasión para engrandecer el sindicato, para fortalecerlo, por ello no quiso enfrentarse de un modo demasiado directo con la patronal o la legalidad republicana, para no finalizar con la clausura de los locales confederales, por lo que fue depuesto en su cargo en 1933 por la oposición de la militancia más radical. Siempre trató de preservar la autonomía del sindicato gallego, frente a la influencia de la FAI o de cualquier otra entidad. Todos estos posicionamientos le llevaron a desacuerdos con sus compañeros. En 1934, Ángel Péstaña intentó integrarlo en el Partido Sindicalista, pero se negó. Era una persona respetada por todos. Puede considerarse moderado, pero siempre fue leal a su ideario.

Villaverde, sentado, junto con los compañeros de la CNT Vigo
Entre sus últimas apariciones públicas destacan, en el 36, la del homenaje a la mujer en el Rosalía y la del teatro vigués Tamberlick, en la fiesta del 1 de mayo.
Con el golpe de Estado de julio de 1936 que dio lugar a la Guerra Civil, José Villaverde fue detenido y encarcelado. José Villaverde Velo murió el 24 de septiembre de 1936 en Arteijo, La coruña, Galicia, (España), fue fusilado a los 42 años, al negarse a liderar los nuevos sindicatos falangistas. Su “delito” era ser sindicalista, concretamente del anarquismo.

“No bajes la cabeza, que tú tienes que llevar la cabeza bien alta”. Un antiguo compañero de prisión del líder del anarcosindicalismo gallego, se dirigió con estas palabras a Mar y Luz, una de sus hijas, un día que se la encontró paseando en una céntrica calle coruñesa.

 

CONFERENCIA PRONUNCIADA EN MADRID, RECOGIDA POR EL DIARIO EL LIBERAL, EL 19 DE MAYO DE 1931

 

FONDO DOCUMENTAL

Las dos hijas, Mar y Luz y Olga Villaverde Otero cedieron a la Real Academia Galega (RAG) los originales del importantísimo legado documental que su familia escondió, durante la guerra y toda la dictadura, con el enorme riesgo que ello suponía. Se trata de unas cien fotografías, correspondencia de José Villaverde con otros líderes sindicales gallegos y estatales, parte de su biblioteca y un fondo único de ejemplares del periódico ‘Solidaridad Obrera’, en palabras de una hija de Villaverde: “Es que somos hijas, nietas y sobrinas de luchadores obreros. Guardamos el legado que heredamos. Asumimos esta responsabilidad como algo normal”, cuenta Mar y Luz. Esos documentos,  “Cuando mataron a mi padre, mi abuelo y mis tíos salvaron lo que pudieron de la biblioteca de mi padre, y lo metieron en una maleta. Después iban a matarlos a ellos también, pero no lo hicieron. Enterraron la maleta, y así consiguieron esconderla”, recordó. El escondite elegido no fue otro que un solar del lugar donde Joaquín Otero, -suegro de José Villaverde y padre de su última mujer, Palmira-, así como los hermanos de ésta, Joaquín y Eugenio, fueron confinados para trabajar, en la fábrica de zapatos de Senra. “El patrón tenía allí a tres obreros a su disposición, pero en realidad también les ayudó retirándolos de la circulación en un momento en el que los habrían matado de estar fuera”,

Cuando la fábrica cerró, en los años 40, la maleta fue rescatada, y luego fue pasando por varios domicilios de la familia, hasta los años 70. “La maleta nos la dió nuestro tío. Un día la llevamos al trabajo, miramos lo que tenía, comenzamos a forrar los libros y a ponerlo todo lo mejor posible. Había periódicos ya comidos por los ratones… La tuvimos en casa…”, apuntó Mar y Luz.

Mujer e Hijas de José Villaverde Velo. De Izqa a drcha Olga Villaverde Otero, Palmira Otero de Ois, Mar y Luz Villaverde Otero, Nieves Libertad Villaverde Mosteiro y Fraternidad Villaverde Mosteiro

 

 

 

via:
https://www.lavozdegalicia.es/noticia/coruna/2001/07/01/jose-villaverde-velo-ofrecio-vida-1936-defensa-clase-obrera/0003_641238.htm
https://www.elmundo.es/elmundo/2011/06/30/galicia/1309431928.html
http://fundacionluistilve.blogspot.com/2012/04/villaverde-velo-fusilado.html
http://vitimas.nomesevoces.net/gl/ficha/4380/
http://www.estelnegre.org/documents/villaverde/villaverde.html
Libros de interés:
O anarquismo na Galiza – Dionisio Pereira (Ed. Positivas) ISBN 9788487783791
Barros, CNT-VIGO

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará